26 ago. 2013

Prendas que hablan


Empecemos por el principio. Ese soy yo hace varios años y la camisa que estoy usando fue hecha de la falda de una de mis tías; mi abuelita la confeccionó para mí. Ella hacía mi ropa cuando era pequeño porque era costurera y tenía su negocio de venta de prendas.

Ahora, si alguno de ustedes tiene hermanos o hermanas mayores, estoy casi seguro que deben haber heredado su ropa, pero ¿cómo sería el caso en que tu abuelo te regale una de sus chompas? Pues lo hace aún más especial.



Una chalina siempre es necesaria, en especial para no pescar un resfriado en estas épocas del año. Esta me la hizo mi abuelita y estuvo inspirada en uno de los últimos post que hice. Me siento muy agradecido con ella por la chambaza porque mide casi 2 metros y este post es para justamente eso; agradecerle.


Hace ya mucho tiempo quería escribir una nota como esta porque siempre hay una pequeña anécdota o historia detrás de lo que uno viste y, en este caso, yo los llevo a ellos conmigo. 

Créditos fotográficos: Luigi Velásquez

2 comentarios: