28 sept. 2014

A opinión personal: Forever 21 en Lima

A través de diferentes blogs he podido observar (y leer) distintas opiniones respecto al boom coyuntural social que ha causado la inauguración de la marca Forever 21 en el C.C. Real Plaza Salaverry; con algunas discrepo (pero respeto) y con otras estoy totalmente de acuerdo.


Me animé a escribir este post después de leer uno de Andrea Lescano en Letrasalmango.com que, personalmente, dejó en claro muchas cosas que no a todos nos gusta aceptar.

Todo empezó por no poder ir a la inauguración oficial y, debo aceptar, que me quedé algo picón por la cantidad de importancia mediática que se le dio. Fue una fiebre amarilla, literalmente hablando porque todas las redes sociales estaban plagadas de amarillo, debido a la 'novedad'; no obstante, simplemente me dije que podía ir cualquier otro día porque la tienda no iba a irse; había venido para quedarse.

El sábado 27 fue la apertura oficial, en donde se promocionó un gift card de descuento para las 300 primeras personas, el resultado: Colas inmensas que bordeaban el centro comercial. Cuando vi las fotos no me cabía en la cabeza la gran demanda que podía crear una tienda de ropa pero, aceptémoslo ¿quién alguna vez en su vida no ha hecho locuras por algo que verdaderamente le encanta? Si bien es cierto, algo así no había impactado tanto en el rubro de la moda peruana y colas las hemos visto vaaarias veces, ya sea en Mistura o incluso en conciertos donde uno quiere ver a su ídolo, pero como bien lo dijo Andrea en su post (y  algunos bloggers), es mejor no juzgar y simplemente respetar y tolerar porque, por el hecho de que ellos 'pierdan' su tiempo ahí, no te afecta ¿o sí?

Fotografía gracias a www.fashionbloggers.pe

El plus de esta marca es que viene del extranjero y, siendo francos, los peruanos preferimos siempre lo que viene de afuera, sin importar que la calidad de un producto nacional sea mejor o que su precio sea igual o menor que el primero. Claro que no es cuestión de generalizar, pero he sido testigo de ello y considero que no soy el único que opina así; no obstante, la llegada de Forever 21 no debe ser visto como una amenaza para los diseñadores peruanos, sino más bien como una oportunidad de competencia a fin de salir adelante porque, si bien se han dado comentarios de que el precio es bastante accesible, el detalle y acabado es llamativo para su target, ¿cómo es la nuez con la calidad? ¿Fast fashion en todo su esplendor?

Personalmente, yo no soy fanático de alguna marca o diseñador en especial; si veo la prenda, me gusta y puedo comprarla genial. Soy algo práctico en la moda pero, eso sí, el acabado y el diseño es muy importante para mí porque el hecho de poder llevar alguna prenda con estilo propio ya habla de ti. El color empleado, el entalle y hasta la actitud son formas de comunicación no verbal que rigen en nuestra percepción y es una de las razones por las cuales me gusta la moda, por ello ¿cuál es el problema si alguien tiene la misma prenda que yo estoy usando? (Este sería el caso de muchos compradores de Forever 21).

Finalmente, un punto que no se ha tocado hasta el momento, pero que lo dejo sobre la mesa es el siguiente... Tengo un amigo bastante sensible en el desarrollo social y sostenible e hizo un comentario en nuestro grupo de amigos porque se notó la alta expectativa que la marca había formado, mencionando que (él) no compraría en Forever debido a la explotación de los niños de los países más pobres, siendo el caso de otras marcas locales que también se caracterizan por ser fast fashion, por ello decidí hacer una búsqueda en la web y dando click AQUÍ o AQUÍ pueden leer algunas de las notas que encontré.

No es que quiera generar polémica con esto, pero es verdad y no podemos pretender ser ciegos a una realidad que está pasando en el mundo y que nadie ha comentado y/o mencionado. 

Tampoco pretendo ser 'el salvador' porque este tema social es bastante complicado como para poderlo discutir en un post, debido al contexto que se vive y a la coyuntura de los otros países; no obstante, es importante conocer también el otro lado de la moneda y no solo quedarnos con la fotito para el Instagram.

8 comentarios:

  1. La verdad también me soprendió la larga cola, pero previamente hubo una campaña de intriga muy bien orquestada así que el equipo de Marketing de F21 logró su objetivo, creo que hubiera sucedido lo mismo con Zara si hubiese ofrecido también un vale, la verdad yo prefiero ir cuando haya pasado un poco el pánico y ver, comprar y disfrutar de la tienda con tranquilidad para ver si es cierto taaaanta bulla en las redes sociales, y por lo que dices por lo abusos es algo que se sabe pero nadie lo quiere divulgar, es una pena que este tipo de abuso laboral siga impune, creo que debería existir un organismo que regule este tipo de cosas. Buen post Juan Manuel!

    www.urbanikamoda.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha sido un boom por la novedad, esperemos a ver qué pasa en el transcurso de estas semanas para ver si ha bajado y claro. En relación a lo otro, aunque no lo creas muchos bloggers desconocían el tema! lo cual me sorprendió un poco, pero espero que el objetivo informativo y de opinión que tuve redactando el post deje por lo menos algo en los lectores.

      Gracias por pasar; saludos :)

      Eliminar
  2. Uy, este es el primer post (que he leído) que menciona el tema de explotación en F21. Por otro lado, a mí sí me asusta el impacto que pueda tener en las ventas de lo nacional. Al ver los precios, no sabía sí saltar o gritar, porque supone una competencia grande con una multinacional que tiene una estrategia bacán y muchísima llegada. Se me hace como un Starbucks vendiendo café a 5 soles con un/una modelo en cada local que, además, te da un besito. Es difícil no sentir la amenaza al ver la tremenda acogida, pero como dices, hay que ver qué sucede en el transcurso de los días. Admitiré que cuando vi las fotos de lo que había en tienda, quedé alucinada con los diseños. Es una tienda linda con cosas lindas; sin embargo, es curioso cuánto ignoramos sobre lo que consumimos. Bravo. Me gustó este post.
    Soliloquiaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu metáfora con un Starbucks que vende café a 5 soles me pareció genial. Asimismo, es cierto que el precio llama la atención, pero no es lo único en un producto; personalmente, siempre desconfío de algo que es demasiado barato porque, como lo dice el dicho: "Lo barato sale caro". Es mas, una amiga fue a la tienda y lo que me comentó es que no es nada del otro mundo. Finalmente, como le comenté a una amiga, es necesario que los bloggers nos pongamos las pilas para poder opinar y criticar sin miedo porque, ¿qué nos van a hacer? al fin y al cabo una opinión bien fundamentada siempre es bienvenida.

      Gracias por pasar. ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Estoy completamente de acuerdo contigo Juan Manuel! Creo que el marketing hecho sobre la marca ha sido pensado al detalle, de ahí que haya logrado congregar a tantas personas en un mismo día, sin embargo no somos quien para criticar o ridiculizar toda esta situación. Muy buen post! Saludos!

    Alejandra Meléndez Arévalo

    www.stylewarblog.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las estrategias de intriga son las mejores porque justamente generan esa respuesta (aunque en este caso fue por triplicado).

      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. El problema para las marcas nuevas nacionales además de competir con precios tan bajos es que no tienen acceso a estar en centros comerciales porque les dan prioridad a marcas de afuera o marcas nacionales más antiguas. Y hoy con la construcción de tantos centros comerciales, y con el tráfico de Lima, la gente prefiere ir a un sólo lugar a hacer sus compras dejando de lado a las boutiques. Pueden ver la avenida conquistadores que antes estaba llena de marcas de ropa y era imposible encontrar un local vacío, y ahora hay como 10 locales en alquiler... Si bien es positivo tener marcas de afuera porque educan al consumidor en cuanto a moda además de darnos variedad, las marcas peruanas no la van a tener nada fácil...

    ResponderEliminar