22 abr. 2015

Jugando a ser iguales


Hace unos ocho años atrás, en la graduación de inicial de mi hermanita, vi a una mamá que había confeccionado el mismo vestido que su hija y pensé: ¡qué huachafa! Pero, ahora que soy mamá pienso que si tuviese la oportunidad de lucir un outfit similar o igual a de Valentina, ¡lo haría! tampoco es piense que cuando ella se gradúe del nido quiera usar el mismo vestido corte princesa que ella, sino que he visto detalles similares que usan mamis e hijas y se ven lindos sin llegar a la huachafería. 

Usar los mismos accesorios, una camiseta parecida o tratar de que ambos outfits combinen me parece adorable. Es como sentirte cómplice de tu hija, de que sienta que la acompañas en sus aventuras compartiendo tal vez el mismo color de tu falda o de la vincha, como un amuleto de suerte. Si son madres o padres me entenderán :)

Hace poco, mientras tenía en mi mente hacer este post, Valentina y yo fuimos al cumpleaños de Maria Eduarda, la hija de una gran amiga mía, y ella como su madre tenían las mismas sandalias. Obviamente, mucha gente no se dio cuenta; era secreto de ellas. Así que pensé por qué no enseñarles unas fotos de madres e hijas compartiendo looks y animarlas a replicarlos con sus niñas o niños. 

Aunque no lo crean, a los peques les encanta cuando los padres dejan de comportarse como papá o mamá  y se vuelven unos niños de nuevo con ellos.

Mi amiga y su niña de tres años tienen unas lindas sandalias escarlatas :D

No hay comentarios:

Publicar un comentario